Es una serie de dibujos animados inspirados en la obra de María Elena Walsh. Una obra, que desde sus inicios revolucionó la relación hasta entonces existente entre la poesía y la infancia. A su vez acompañada de una música rica en ritmos, estilos diversos y una poesía que durante décadas y a modo de eco, se extendió a toda Latinoamérica.
La forma mágica y sutil con que María Elena Walsh trabajó el verbo mismo, ha sido básicamente lo que nos sedujo a ilustrar sus historias partiendo desde nuestra propia estética y creación animada. Una estética con una armonía incorporada por el uso de tonos suaves y trazos simples en el dibujo, que al mismo tiempo producen un espacio visual amplio y abierto dentro del diseño.
Aún así hay un detalle incorporado en la estética de nuestro hacer que es preciso no obviar: la influencia del arte de los países de Europa del este. El haber sido una generación que creció consumiendo dibujos animados: checoslovacos, polacos, húngaros, pero sobre todo rusos, nos llevó de manera casi involuntaria a absorber el lenguaje de dicha escuela.
Abordar el proyecto de “Canciones para Soñar” ha sido un completo desafío, una gran aventura. Desde el punto de vista musical, nuestra propuesta es simple: mantener una línea minimalista, sutil, despejada; casi desnuda, para poder poner en valor sus letras. La voz pura de Natalí Castillo es como un traje a medida del siglo XXI a las notas que recorrieron el inconsciente colectivo de una época. Su voz, es el hilo conductor de la poesía de María Elena Walsh, el pulso anímico que encarna las melodías de la cantautora que marcó generaciones latinoamericanas.

Canciones para Soñar
Canciones para Soñar
Canciones para Soñar
Canciones para Soñar
Canciones para Soñar
Canciones para Soñar
Canciones para Soñar
Canciones para Soñar
Canciones para Soñar
Canciones para Soñar